La zona fue denominada Pueblo Viejo y poseía gran valor histórico y turístico por tratarse de una construcción colonial del siglo XVIII, que se inició con la iglesia considerada una joya arquitectónica, destinada a la catequesis y la consolidación de la lengua hispana.El pueblo nuevo se construyó hacia la década de 1950 en terrenos expropiados a la finca Hacienda Cachi en 1946 por el gobierno nacional.